autoconciencia, bienestar, coaching corporal, cuerpo mente, emociones, Estilo de vida, movimiento, salud, Sin categoría

En pocas palabras…

autoconciencia, bienestar, coaching corporal, cuerpo mente, emociones, Estilo de vida, movimiento, salud, Sin categoría

Feldenkrais… ¿Felden qué?

Feldenkrais es autoconciencia a través del movimiento.

La autoconciencia en movimiento abre un camino como proceso para el reconocimiento de uno mismo, donde la acción se integra con el pensamiento, la emoción y la percepción.

El encuentro con nuestra esencia nos abre a reconocer el cómo y el por qué de nuestras construcciones, para volver a elegirnos desde las pequeñas formas cotidianas hacia nuevas y desconocidas opciones, con plenitud y libertad.

Somos los diseñadores de nosotros mismos y esto se refleja en la manera de poner en marcha nuestras capacidades, la forma de nuestros vínculos, el ejercicio de ser saludable en las alternativas que la vida nos presenta.

Feldenkrais propone una manera integradora de volver a ser vital a través de un movimiento diferente, sin juicio, sin exigencia, sin estar condicionado a los mandatos que cargamos como estructura histórica y condicionante, para volver al descubrimiento de la primera infancia, curioso y sorprendente.

Así la vida no tendrá el límite de lo que creemos impreso en nosotros para siempre, sino despiertos en la habilidad de existir de acuerdo a nuestros propios sueños.

El dolor, la disfunción, la restricción, las lesiones, se comprenden como resultante de un uso exigido de nuestro cuerpo, muchas veces desconectado de lo que somos en nuestra totalidad.

Explorar, reconocer, conectar, integrar, diferenciar y optar son formas de un nuevo movimiento liberador y poderoso.

autoconciencia, emociones, Estilo de vida, movimiento, salud, Sin categoría

¿Te das prisa «robóticamente» de una cosa a otra?

¿Cómo comenzar a vivir con consciencia?

Los profesores de Feldenkrais a menudo nos recuerdan durante una clase la importancia de ir con lentitud en cada movimiento, para que realmente puedas sentir el efecto de lo que está sucediendo en ti.

El objetivo de cada movimiento es informar a nuestro cuerpo y cerebro. Si nos apresuramos en el próximo movimiento sin dar el tiempo necesario para que el sistema nervioso aprenda de él, entonces es muy fácil caer en la trampa de hacer repeticiones sin sentido.

Los movimientos se convierten rápidamente en un ejercicio “robótico” o mecánico, donde hemos perdido nuestro sentido de la curiosidad, ignoramos nuestros sentidos internos, y como resultado se abandona el potencial para el aprendizaje.

Intenta y sigue siendo curioso a medida que pasa el día de hoy. Toma todo el tiempo necesario para sentir cada nueva variación, observando los efectos a medida que transitas por distintos movimientos.

Date un poco de tiempo para disfrutar de la experiencia antes de volver al “modo robot”.

autoconciencia, bienestar, coaching corporal, cuerpo mente, emociones, Estilo de vida, movimiento, salud, Sin categoría

ATM

Una propuesta de crecimiento, cambio y evolución










Autoconciencia a través de movimiento

Las tensiones y dolores son una manifestación de la necesidad de cambios en la conexión con nosotros mismos y un diferente enfoque en la interacción con el mundo que nos rodea.

Las limitaciones en el crecimiento y la expansión, por más allá de las dificultades de nuestras capacidades, están fuertemente arraigadas en las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos.

Creemos que somos como somos, que estamos destinados a permanecer en el contexto de lo que creemos ser, y vamos anulando así nuevas sensibilidades, sensaciones y percepciones. Nos estacionamos en un marco de pensamiento y movimiento que actúa como un freno al despliegue de nuestras capacidades.

“No pretendo cuerpos flexibles sino cerebros flexibles. El propósito de mi método es devolver a las personas su dignidad humana”.

Moshé Feldenkrais

Para llegar a descubrirnos en un nuevo repertorio de recursos, FELDENKRAIS propone múltiples recorridos:

  • Estar presentes en uno mismo, conectados, en paz, escucha y reconocimiento interno.
  • Desarrollar una agilidad corporal y mental donde esté activa la conciencia.
  • Estar guiados por la exploración y la curiosidad.
  • Habitar el cuerpo y transitar la vida con alegría y optimismo vivencial.
  • Reconocer que los nudos y los enredos que nos habitan son la causa de nuestros patrones de acción y que cambiando, comprendiendo y eligiendo nuevos repertorios somos los autores de un nuevo bienestar.
  • Descubrir que podemos tener un cerebro flexible en un cuerpo inteligente.
  • Comprender que somos los verdaderos educadores de nosotros mismos en el desafío de nuestro tiempo, nuestro espacio y la autovaloración.
  • Contemplar que la imaginación de nuestro potencial ya es una forma de ponerlo en marcha.
  • Percibir que una mirada respetuosa y amorosa hacia nuestro interior también deja saber acerca del respeto y el amor hacia los demás.
  • Poner presente un cuerpo vivo y disponible para nuevos proyectos, sueños y recorridos.

Irma Liberdinsky, pedagoga Feldenkrais.
Acreditada por International Feldenkrais Federation
Paris-2002

Sin categoría

Feldenkrais: todo lo que «sabe» sobre la curación puede estar equivocado.

Por Michael Sigman
-Diario Huffington Post-

“Un cerebro sin cuerpo no podría pensar”.

Moshé Feldenkrais

Cuando le dije que el entrenamiento cruzado en la bicicleta de ejercicios solo agregaba rigidez en la articulaciones de las caderas a mi dolor crónico en el hombro, mi instructor de Pilates estaba incrédulo. “¿No lo entiendes?” ella preguntó. “Su cuerpo le está diciendo que estire esos músculos y tendones doloridos”.

Esto tiene sentido para mí. Pero cuando la practicante/ fisioterapeuta de Feldenkrais, Stacy Barrows, me animó a asistir a su clase, lo cual, imaginé, será todo sobre estiramiento, tuve cuidado. Nuestras sesiones individuales iban bien, pero clases tienden a inducir la presión de grupo, y me preocupaba tirar vigorosamente de un área todavía sensible.

La clase me voló la cabeza. Prácticamente todo lo que hicimos fue abrir y cerrar nuestras mano izquierda tan lentamente como humanamente posible. De acuerdo, había otra cosa: imaginar que estábamos haciendo lo mismo con nuestra mano derecha.

Eso ayudó.

Feldenkrais, la extraña y relativamente oscura teoría basada en la ciencia presentada hace 55 años por el físico convertido en senador Moshé Feldenkrais, pone de manifiesto muchas de nuestras ideas preciadas sobre la aptitud y la curación.

En la parte 1, vimos que, en lugar de tratar una lesión en su ubicación, a menudo es más efectivo prestar atención a las partes remotas del cuerpo que pueden parecer desconectadas.

Aquí, según el Evangelio según Feldenkrais, hay otros cinco conceptos erróneos comunes:

1. Más rápido es mejor.

Nos criaron para pensar que más rápido es mejor que más lento y cuantas más repeticiones, mejor. De hecho, necesitamos reducir la velocidad, disminuir la velocidad y disminuir la velocidad. Según el experto de Feldenkrais, Fred Onufryk, “cuando te mueves o haces ejercicio rápidamente, solo puedes hacer las cosas como siempre las has hecho. Es un hábito. Moverse lentamente te permite ser consciente de lo que estás haciendo, te permite hacer distinciones y te permite elegir una forma nueva y diferente de hacer las cosas”.

2. “Estirar” el área lesionada facilita la curación.

Los ejercicios de estiramiento estático para áreas específicas (isquiotibiales, pantorrillas, brazos, cuello) a menudo no ayuda y a menudo son contraproducentes. Barrows: “Nuestro estilo de vida moderno – las horas que pasamos conduciendo, sentados frente al ordenador, mirando televisión, etc. – mina la destreza y la movilidad que teníamos cuando éramos niños. Pensamos que podríamos relajarnos con regímenes de estiramiento estático, pero la investigación muestra que lo que realmente necesitamos es restablecer la coordinación ajustada necesariamente para acceder a esa flexibilidad infantil. Nuestro sistema nervioso se ha acostumbrado a la tensión corporal y la inmovilidad, y establece “cables de disparo” para proteger y limitar nuestro movimiento”.

3. Una buena postura significa estar derecho y tirar los hombros hacia atrás.

La postura está íntimamente relacionada con el movimiento, y necesitamos muchas posturas moduladas sutilmente para maximizar el movimiento sin esfuerzo. Piensa en Pichael Phelps deslizándose por el agua.
“La postura generalmente se enseña como estática cuando es realmente una alineación dinámica que se basa en la calibración espontánea del movimiento”, dice Barrows. “Cuando las personas se detienen a pensar en cómo pararse o sentarse, a menudo se congelan en una posición que establece rigidez, y no permite resistencia, adaptabilidad con perdida de equilibrio o absorción de impactos. La idea de la recta no es una señal adecuada ni estar tirando de los hombros hacia atrás”.

4. La fuerza, como en los abdominales de seis paquetes y los glúteos ondulantes, nos mantienen en forma y evita lesiones.

Obviamente necesitamos fuerza, pero el levantamiento de pesas intenso y los ejercicios pesados para desarrollar el tipo de músculos promocionados en Men´s Fitness pueden obstaculizar el movimiento elegante.
Barrows dice: “Tendemos a mirar a la fuerza para resolver nuestros problemas de movimiento, pero las tensiones musculares no deseadas, lo que Moshé Feldenkrais llama “contracciones parasitarias”, son simplemente patrones de retención inútiles que realmente interfieren con el movimiento”. Según el Dr. Jeff Haller, “El Dr. Feldenkrais diría: “Te estoy enseñando a ser fuerte”. Creo que quiso decir que teníamos los recursos internos para satisfacer la necesidad del movimiento cambiante”. “Esto solo se puede lograr con sensibilidad muscular entrenada”, agrega Barrows.

5. Sin dolor no hay ganancia.

Feldenkrais enfatiza solo los movimientos que son cómodos.Cuando algo comienza a doler, la enseñanza es dejar de hacerlo.
Al igual que con otras modalidades de movimiento como el yoga, técnica de Alexander y el tai chi, la conciencia corporal, la flexibilidad y la resistencia lo unen todo.
Después de varias semanas de tratamientos y clases de Feldenkrais, mi hombro y cadera han mejorado notablemente, aunque no de manera dramática. Me muevo más libremente y … ¿se atreve a decir este neoyorquino escéptico nacido y criado? – Disfrutar de una mayor sensación general de bienestar y conexión. ¿Efecto placebo?¿Poder de sugerencia? Tal vez, pero estoy dando muchas posibilidades de que esto sea real.
Le pregunté a un amigo muy escéptico de Nueva York si todo esto sonaba un poco divertido. Me dijo que su hijo, cuyos diversos dolores físicos, mentales y emocionales se habían vuelto tan severos que casi le condujeron al suicidio, probó una gran cantidad de tratamientos, sin éxito. Mi amigo no lo entendió y no pudo explicar por qué el Método Feldenkrais cambió las cosas y ayudó a salvar la vida de su hijo. Simplemente sabía que sí.
Si esto es placebo, tomaré dos.