salud

Feldenkrais y Fibromialgia

Aprende a vivir sin dolor, sin esfuerzo y sin limitaciones

Photo by Kindel Media on Pexels.com

Movimiento, salud y bienestar
Las personas afectadas por la fibromialgia experimentan dolor en respuesta a situaciones y estímulos que otras personas no consideran como dolorosas.
Su hipersensibilidad es notable y los síntomas principales que padecen son rigidez muscular, fatiga y dolor crónico.
Por esta condición sienten dificultad al moverse y les es complicado practicar deporte o asumir sus tareas cotidianas.

Clases adaptadas a las posibilidades de cada persona
Los movimientos suaves y lentos propuestos por el Método Feldenkrais son una buena alternativa de ejercicio somático, para sentir los beneficios de una movilidad sin dolor, respetando su propio ritmo y moviéndose sin esfuerzo.
Estas secuencias de movimiento aportan flexibilidad, equilibrio, coordinación, consciencia, fuerza y movilidad. Se practican sin ningún tipo de esfuerzo y ello posibilita que el aprendizaje sea adaptado a las necesidades de cada uno.


Estas secuencias de movimiento, proporcionan un nuevo enfoque para la gestión y el manejo del dolor. Al estimular pautas motrices eficientes, favorecen un tono muscular más adecuado y la disminución de dolores y rigidez muscular.
Los ejercicios están diseñados para restablecer el equilibrio, creando una colaboración más fluida y armoniosa entre diferentes sistemas (muscular y esquelético) con el fin de eliminar la tensión crónica. El alumno puede aprender pautas en sillas para reducir el dolor en casa.
Mejorar el conocimiento de su propio funcionamiento a través de la integración del cuerpo y la mente conducirá a la visión menos centrada en la enfermedad y más orientada hacia la posibilidad de mejorar su calidad de vida, reduciendo los niveles de ansiedad o de estrés que produce la enfermedad.

MEJORAR LA SALUD ES APRENDER A DESPERTAR RECURSOS QUE NOS AYUDAN A ADAPTARNOS AL CAMBIO, ELEVANDO NUESTRA CALIDAD DE VIDA, MEDIANTE LA AUTO CONSCIENCIA Y LA SERENIDAD.

autoconciencia, bienestar, coaching corporal, cuerpo mente, emociones, Estilo de vida, movimiento, salud, Sin categoría

En pocas palabras…

Sin categoría

Feldenkrais: todo lo que «sabe» sobre la curación puede estar equivocado.

Por Michael Sigman
-Diario Huffington Post-

“Un cerebro sin cuerpo no podría pensar”.

Moshé Feldenkrais

Cuando le dije que el entrenamiento cruzado en la bicicleta de ejercicios solo agregaba rigidez en la articulaciones de las caderas a mi dolor crónico en el hombro, mi instructor de Pilates estaba incrédulo. “¿No lo entiendes?” ella preguntó. “Su cuerpo le está diciendo que estire esos músculos y tendones doloridos”.

Esto tiene sentido para mí. Pero cuando la practicante/ fisioterapeuta de Feldenkrais, Stacy Barrows, me animó a asistir a su clase, lo cual, imaginé, será todo sobre estiramiento, tuve cuidado. Nuestras sesiones individuales iban bien, pero clases tienden a inducir la presión de grupo, y me preocupaba tirar vigorosamente de un área todavía sensible.

La clase me voló la cabeza. Prácticamente todo lo que hicimos fue abrir y cerrar nuestras mano izquierda tan lentamente como humanamente posible. De acuerdo, había otra cosa: imaginar que estábamos haciendo lo mismo con nuestra mano derecha.

Eso ayudó.

Feldenkrais, la extraña y relativamente oscura teoría basada en la ciencia presentada hace 55 años por el físico convertido en senador Moshé Feldenkrais, pone de manifiesto muchas de nuestras ideas preciadas sobre la aptitud y la curación.

En la parte 1, vimos que, en lugar de tratar una lesión en su ubicación, a menudo es más efectivo prestar atención a las partes remotas del cuerpo que pueden parecer desconectadas.

Aquí, según el Evangelio según Feldenkrais, hay otros cinco conceptos erróneos comunes:

1. Más rápido es mejor.

Nos criaron para pensar que más rápido es mejor que más lento y cuantas más repeticiones, mejor. De hecho, necesitamos reducir la velocidad, disminuir la velocidad y disminuir la velocidad. Según el experto de Feldenkrais, Fred Onufryk, “cuando te mueves o haces ejercicio rápidamente, solo puedes hacer las cosas como siempre las has hecho. Es un hábito. Moverse lentamente te permite ser consciente de lo que estás haciendo, te permite hacer distinciones y te permite elegir una forma nueva y diferente de hacer las cosas”.

2. “Estirar” el área lesionada facilita la curación.

Los ejercicios de estiramiento estático para áreas específicas (isquiotibiales, pantorrillas, brazos, cuello) a menudo no ayuda y a menudo son contraproducentes. Barrows: “Nuestro estilo de vida moderno – las horas que pasamos conduciendo, sentados frente al ordenador, mirando televisión, etc. – mina la destreza y la movilidad que teníamos cuando éramos niños. Pensamos que podríamos relajarnos con regímenes de estiramiento estático, pero la investigación muestra que lo que realmente necesitamos es restablecer la coordinación ajustada necesariamente para acceder a esa flexibilidad infantil. Nuestro sistema nervioso se ha acostumbrado a la tensión corporal y la inmovilidad, y establece “cables de disparo” para proteger y limitar nuestro movimiento”.

3. Una buena postura significa estar derecho y tirar los hombros hacia atrás.

La postura está íntimamente relacionada con el movimiento, y necesitamos muchas posturas moduladas sutilmente para maximizar el movimiento sin esfuerzo. Piensa en Pichael Phelps deslizándose por el agua.
“La postura generalmente se enseña como estática cuando es realmente una alineación dinámica que se basa en la calibración espontánea del movimiento”, dice Barrows. “Cuando las personas se detienen a pensar en cómo pararse o sentarse, a menudo se congelan en una posición que establece rigidez, y no permite resistencia, adaptabilidad con perdida de equilibrio o absorción de impactos. La idea de la recta no es una señal adecuada ni estar tirando de los hombros hacia atrás”.

4. La fuerza, como en los abdominales de seis paquetes y los glúteos ondulantes, nos mantienen en forma y evita lesiones.

Obviamente necesitamos fuerza, pero el levantamiento de pesas intenso y los ejercicios pesados para desarrollar el tipo de músculos promocionados en Men´s Fitness pueden obstaculizar el movimiento elegante.
Barrows dice: “Tendemos a mirar a la fuerza para resolver nuestros problemas de movimiento, pero las tensiones musculares no deseadas, lo que Moshé Feldenkrais llama “contracciones parasitarias”, son simplemente patrones de retención inútiles que realmente interfieren con el movimiento”. Según el Dr. Jeff Haller, “El Dr. Feldenkrais diría: “Te estoy enseñando a ser fuerte”. Creo que quiso decir que teníamos los recursos internos para satisfacer la necesidad del movimiento cambiante”. “Esto solo se puede lograr con sensibilidad muscular entrenada”, agrega Barrows.

5. Sin dolor no hay ganancia.

Feldenkrais enfatiza solo los movimientos que son cómodos.Cuando algo comienza a doler, la enseñanza es dejar de hacerlo.
Al igual que con otras modalidades de movimiento como el yoga, técnica de Alexander y el tai chi, la conciencia corporal, la flexibilidad y la resistencia lo unen todo.
Después de varias semanas de tratamientos y clases de Feldenkrais, mi hombro y cadera han mejorado notablemente, aunque no de manera dramática. Me muevo más libremente y … ¿se atreve a decir este neoyorquino escéptico nacido y criado? – Disfrutar de una mayor sensación general de bienestar y conexión. ¿Efecto placebo?¿Poder de sugerencia? Tal vez, pero estoy dando muchas posibilidades de que esto sea real.
Le pregunté a un amigo muy escéptico de Nueva York si todo esto sonaba un poco divertido. Me dijo que su hijo, cuyos diversos dolores físicos, mentales y emocionales se habían vuelto tan severos que casi le condujeron al suicidio, probó una gran cantidad de tratamientos, sin éxito. Mi amigo no lo entendió y no pudo explicar por qué el Método Feldenkrais cambió las cosas y ayudó a salvar la vida de su hijo. Simplemente sabía que sí.
Si esto es placebo, tomaré dos.